Cómo hacer semillas feminizadas en casa: guía práctica (segunda parte)

Cómo hacer semillas feminizadas en casa: guía práctica (segunda parte)

Este artículo se publicó originalmente en el número 282 de la revista Cáñamo España

En la primera parte de este artículo vimos los ingredientes necesarios para elaborar tiosulfato de plata o STS, el producto más utilizado para lograr que una planta hembra de cannabis brote flores macho de las que extraer el polen para hacer semillas feminizadas polinizando otra hembra. En esta segunda parte vamos a explicar cómo elaborarlo, aplicarlo y producir las semillas feminizadas.

El STS es sensible a la luz y, por ello, hay que mantenerlo alejado de esta para que no se ponga negro. El mejor sistema para mantenerlo en buenas condiciones es prepararlo directamente en la botella pulverizadora, que mantendremos, durante todo el proceso, dentro de una bolsa opaca para que no reciba luz. No es necesario prepararlo a oscuras pero sí conviene hacerlo en una habitación poco iluminada y nunca a pleno sol. Una vez listo, cuando tengamos que pulverizar una planta, mantendremos el cuerpo de la botella dentro de la bolsa opaca y solo sacaremos la cabeza pulverizadora.

Elaboración de tiosulfato de plata

En internet podemos encontrar muchas recetas para preparar STS con Argenpal, pero suelen hacer una cantidad enorme completamente innecesaria para el criador de semillas doméstico y que, además, resulta un engorro guardar alejado de la luz. Gracias a un amigo, conseguí una receta con las dosis reducidas proporcionalmente para usar solo una barrita de Argenpal, por lo que se puede elaborar en el momento en que se va a usar y tirar lo que sobre. De todos modos, yo lo he guardado sin problemas durante los diez días que se tarda en hacer las tres aplicaciones que requiere una planta, siempre en la nevera y dentro de una bolsa opaca a la luz.

"Las plantas pulverizadas con tiosulfato de plata no deben ser nunca consumidas"

Cada barrita de Argenpal contiene 42,5 mg de nitrato de planta, que se debe combinar con 173 mg (0,173 g) de tiosulfato de sodio y una cantidad determinada de agua destilada. Quizás el mayor problema de todo el procedimiento es pesar los 173 mg de tiosulfato de sodio, algo difícil de hacer sin una balanza de precisión. De todos modos, hoy en día estas balanzas ya no son caras; podemos encontrar pequeñas balanzas digitales muy precisas por veinte euros. Si no disponemos de balanza, una posible solución es pesar la menor cantidad que podamos pesar con precisión, que será probablemente 1 g o 5 g, disolverlo luego en una cantidad precisa de agua destilada y medir con una jeringuilla la cantidad precisa de disolución que contenga el tiosulfato de sodio necesario. Por ejemplo, si disolvemos los 5 g de tiosulfato de sodio en 50 ml de agua destilada, luego necesitaremos 1,73 ml de disolución (1,7 o 1,8 será suficientemente preciso), algo relativamente fácil de medir con la ayuda de una pequeña jeringa de insulina fácil de comprar en la farmacia. También podemos disolver los 5 g en una cantidad de agua mucho mayor, digamos 250 ml, y medir de 8,5 a 9 ml con la jeringa, que es aún más fácil incluso con una jeringa normal.

Según la receta que encontremos veremos que hay quien usa una concentración 1:4 y otros 1:9. La formulación más concentrada (1:4) disuelve los 173 mg de tiosulfato de sodio y la barrita de Argenpal en 333 ml de agua destilada. La formulación menos concentrada (1:9) usa, igualmente, 173 mg de tiosulfato de sodio y una barrita de Argenpal, pero en una cantidad mayor de agua destilada, 750 ml.

Las plantas de las fotografías que acompañan este artículo recibieron la concentración 1:4 y se llenaron de flores macho sin ninguna reacción adversa, pero eso puede depender de cada variedad. Puedemos probar una concentración y, si no va bien, probar la otra, o hacer las dos y probar cada una en un esqueje a ver cuál funciona mejor.

La presencia de algunas flores hembra no significa que la planta sea hermafrodita.
La presencia de algunas flores hembra no significa que la planta sea hermafrodita.

El procedimiento para preparar el STS es el mismo: introducimos en la botella fumigadora un poco de agua destilada y los 173 mg de tiosulfato de sodio (en polvo o disuelto en agua). Agitamos la mezcla para que el tiosulfato de sodio se disuelva bien. A continuación, extraemos una barrita de Argenpal del bote en que viene y metemos el extremo que contiene el nitrato de plata en el agua de la botella fumigadora. Basta remover unos segundos para que el nitrato de plata se disuelva. Es mejor hacer este proceso con la botella en un lugar en penumbra, para que no le dé mucha luz. En cuanto esté disuelto el nitrato de plata, podemos tirar la barrita pero procuraremos no tocar la punta, porque si queda algo de plata nos mancharíamos los dedos. El último paso es añadir agua destilada a la mezcla hasta alcanzar la cantidad necesaria según la concentración deseada: 333 ml para la concentración 1:4 o 750 ml para la concentración 1:9. Ya tenemos la solución de tiosulfato de plata lista para su utilización.

Proceso de producción de semillas feminizadas

"Escogemos la planta hembra que queremos que produzca flores macho y la fumigaremos tres veces con STS"

Debemos seleccionar una planta hembra, que esté en fase vegetativa, para revertir su sexo y forzarla a producir flores macho. No es necesario que sea una planta grande, más bien al contrario: una pequeña será más que suficiente, pues si solo queremos hacer varias decenas de semillas para nuestro uso personal, no hace falta mucho polen. A mí me gusta usar esquejes de 15 o 20 cm de altura en macetas de 2 a 4 l de capacidad: son manejables, caben varios en un espacio pequeño y eso me permite jugar con más de una variedad. Por ejemplo, con tres esquejes de variedades distintas obtendremos tres pólenes diferentes. Si luego polinizamos con cada uno, un pequeño cogollo de tres hembras distintas, habremos hecho nueve cruces. Nueve variedades híbridas distintas para probar en el futuro me parece mucho más interesante que un solo cruce. No olvidemos que no todos los cruces salen bien; a veces, la nueva variedad híbrida resultante no nos gusta, por lo que siempre es deseable tener varias y poder escoger.

A veces las flores macho tienen pocos granos de polen.
A veces las flores macho tienen pocos granos de polen.

Aplicación

Escogemos la planta hembra que queremos que produzca flores macho y la fumigaremos tres veces con la solución diluida de STS: la primera vez, cinco días antes de cambiar al fotoperiodo de floración; la segunda, el día que realizamos el cambio, y la tercera, cinco días después del cambio. Hay que fumigar a fondo, empapándola bien por todos lados por la cara superior e inferior de las hojas. Conviene hacerlo justo después de que se apaguen las luces, ya que la luz descompone el STS. Es recomendable colocar un plástico alrededor del tallo para que el STS no caiga en el sustrato. Hay que tener mucho cuidado que el tiosulfato de plata no moje el resto de las plantas para que no broten flores macho accidentalmente. Unas cuantas flores macho que pasen desapercibidas en una hembra pueden llenar de semillas una cosecha y estropear los cogollos sinsemilla.

Conviene poner las plantas fumigadas con STS bajo el fotoperiodo de floración 15 días antes que las hembras que van a ser polinizadas y en un lugar distinto. Las flores macho se abren aproximadamente un mes después de empezar a florecer y, de este modo, se puede usar el polen para polinizar algunos pequeños cogollos de las hembras cuando estas solo llevan quince días floreciendo. Este truco permite que las semillas acaben de madurar más o menos en el momento en que el resto de los cogollos estarán listos para ser cosechados. Si pusiésemos a florecer al mismo tiempo las plantas que van a dar flores macho y las hembras, nos encontraríamos que cuando llegase el momento de cosechar las hembras, en los cogollos polinizados aún no habrían madurado completamente las semillas y después de cosechar los cogollos sinsemilla deberíamos esperar dos o tres semanas más para tener los cañamones completamente maduros.

Flores macho comenzando a abrirse.
Flores macho comenzando a abrirse.

Polinización

Cuando las flores macho se empiecen a abrir, llega el momento de recoger el polen. Hay que ir sacudiendo con cuidado las flores encima de un plato o de un papel para que caiga el polen y, con la ayuda de un pincel, lo recogemos y aplicamos con cuidado sobre los estigmas blancos de las flores de las hembras. Obviamente, no hace falta polinizar las hembras completas, sino podemos aplicar el polen solo en uno o dos cogollos y dejar el resto sin semilla para poderlos consumir. Es muy importante apagar todos los ventiladores mientras llevamos a cabo la polinización, ya que el polen es muy ligero y puede salir volando y polinizar más cogollos de los deseados.

No todas las variedades responden igual al STS. Hay algunas que hacen muchas flores macho y otras solo hacen unas pocas. Además, no siempre las flores contienen mucho polen viable; hay variedades que producen flores con solo unos pocos granos viables de polen y que ni siquiera se abren fácilmente. En estos casos se puede optar por coger la flor con unas pinzas y tras abrirla con cuidado usarla para frotar directamente con ella los estigmas de las flores de las hembras, así aprovechamos esos pocos granos de polen sin riesgo de perderlos en el proceso de extracción. En realidad, este sistema no es muy productivo ni útil en la producción comercial de semillas, pero para el autocultivador puede dar un número suficiente de semillas.

El polen se puede usar en el momento o se puede conservar durante largo tiempo (al menos, varios meses) en el congelador, siempre que se guarde perfectamente seco y en un recipiente hermético y opaco a la luz. De hecho, para evitar polinizaciones accidentales es una buena idea aplicar el STS y obtener y recolectar el polen cuando no hay hembras en floración y usarlo más adelante para polinizar controladamente las plantas que se deseen.

Polen recién recogido: conviene sacar los estigmas antes de guardarlo.
Polen recién recogido: conviene sacar los estigmas antes de guardarlo.

Advertencia

Las plantas pulverizadas con tiosulfato de plata no deben ser nunca consumidas ni fumadas, ni se deben hacer extractos con ellas. Se usan para extraer el polen y después se tiran a la basura. No es recomendable ni saludable ingerirlas ni consumirlas de ningún modo. Esto no ocurre con los cogollos donde se han producido las semillas. Después de sacar las semillas, los restos son perfectamente utilizables para fumar o extraer la resina.

Relacionados