Nueva York instalará máquinas expendedoras gratuitas de naloxona para prevenir sobredosis

Nueva York instalará máquinas expendedoras gratuitas de naloxona para prevenir sobredosis

Las máquinas también ofrecerán otros productos de reducción de daños como jeringuillas estériles.

La ciudad de Nueva York ha aprobado un plan para financiar la instalación de máquinas expendedoras con naloxona, un fármaco antagonista de los receptores opioides que sirve para detener una sobredosis por consumo de opioides como la heroína o el fentanilo. La medida pretende dar acceso gratuito al fármaco para personas que usan opioides, o que están en contacto con consumidores, para reducir la epidemia de muertes por sobredosis.

El Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York se ha asociado con una gran organización sin ánimo de lucro para ofrecer subvenciones a organizaciones locales de reducción de daños con la intención de que instalen las máquinas expendedoras en su vecindario. Según la información publicada en Filter, a finales de enero la ciudad dará una subvención de 730.000 dólares a seis contratistas diferentes para instalar las diez primeras máquinas, que se espera que estén funcionando a principios de verano.

Las diez máquinas dispensarán naloxona y cinco de ellas también jeringas estériles que ayudarán a reducir el contagio de enfermedades transmitidas por sangre. Las máquinas también podrán dar acceso a kits de consumo fumado seguro, kits de inhalación segura, condones o pruebas de embarazo. “En 2020, la ciudad de Nueva York experimentó la mayor cantidad de muertes por sobredosis desde que comenzaron los informes en el año 2000, y debemos utilizar todas las herramientas a nuestra disposición para salvar vidas y aumentar el acceso a suministros para el bienestar y la reducción de daños”, dijo a Filter Victoria Merlino, subsecretaria de prensa del Departamento de Salud de la ciudad.

A finales de noviembre la ciudad de Nueva York autorizó la apertura de dos salas de consumo de drogas supervisado en el área de Manhattan como medida para reducir las sobredosis y las muertes relacionadas con el uso de drogas ilegales. Las dos salas ya están funcionando y en ellas los usuarios pueden acceder a agujas limpias y otros utensilios para el consumo, así como al fármaco naloxona y a programas de tratamiento para las adicciones. Unos días antes el Gobierno de los Estados Unidos anunció que entre abril de 2020 y abril de 2021 100.000 estadounidenses murieron de sobredosis. Los fallecimientos por esta causa aumentaron en un 28,5% respecto al mismo período del año anterior y se trata de la mayor cifra de fallecimientos por reacción aguda a drogas jamás registrada en el país.

Relacionados